martes, 8 de septiembre de 2009

Comunicar mal



Desde hace tiempo -digamos desde el episodio "125"- que muchos de los que merodeamos por la blogósfera Nak&Pop nos encontramos con el argumento, sostenido por varios de nosotros, de que uno de los principales problemas del gobierno es que "comunica mal". Que la estrategia de medios es pésima, que no se informa adecuadamente, que falta presencia mediática de cuadros importantes del gobierno, etc. etc. etc. Reclamamos más Néstor, más Cristina, más Aníbal...

Mi sensación frente a tales argumentos siempre fue ambigua: por un lado a mí me gustaría ver un gobierno no sólo haciendo política, sino también mostrando que la hace. La reivindicación de la Política (así, con mayúsculas) es uno de los efectos secundarios que seguramente futuros historiadores encuentren como una de las características principales de las administraciones kirchneristas. Entonces, usando una vieja categoría filosófica, para mí hay "contenidos", pero falta "forma".
Ahora bien, por otro lado, me parece que la afirmación "el gobierno comunica mal" es incompleta: en la pelea por ocupar el espacio de la "opinión pública" está claro que, frente a esta estructura mediática hiperconcentrada, el gobierno y la alianza de fuerzas sociales sobre las que éste se apoya y se retroalimenta están en una desventaja imposible de exagerar. Los grandes medios opositores, pero también los pequeños -e incluso también deberíamos incluir aquí a las nuevas herramientas "2.0" de comunicación"- siempre van a transmitir la información pasándola por el tamiz de su propia lectura de la realidad y de su posición objetiva frente al desarrollo en ciernes del conflicto social. Simplemente porque no podría ser de otra manera. Y el mensaje que el gobierno quiera comunicar a través de estos canales, va a llegar "habitado" y "formateado" por otro sujeto histórico...

Entonces, decir que el gobierno "comunica mal" no puede sustentarse en el análisi del contenido del mensaje emitido por los grandes medios, sino que deberíamos sopesar, principalmente, el mensaje emitido por los medios que están "de este lado" del conflicto, por los canales que están al alcance de las fuerzas sociales que sustentan a esta administración. Creo que es allí donde la valoración del tipo de comunicación kirchnerista tiene sentido como herramienta crítica de construcción de otro mensaje. En otras palabras: no sólo no podemos evitar que Clarín o La Nación editorialicen la información; no sólo no podemos evitar que las cadenas de mails circulen diciendo las barbaridades más descabelladas; sino que tampoco podemos "culpar" de eso a la estrategia de medios del gobierno.

Ahora bien, ¿qué hacer en materia comunicacional entonces?. Porque está claro que la parada no está copada por nuestro discurso... Sería muy lindo poder elaborar una respuesta positiva a este interrogante; pero sólo se me ocurre hoy una solución a medias, por la negativa, digamos; qué no hacer. Toda esta larga reflexión viene a cuento porque esta mañana en el subte me encontré con una publicación cuya tapa es la imagen que abre este post. Se trata de una edición en formato "diario", de 8 páginas, a todo color, muy cuidada desde lo gráfico (no se hizo con un mimeógrafo clandestino escondido en el garage de la abuela ni juntando una "vaquita" entre 10 o 20 militantes) pero impresentable por el flanco de sus contenidos; y, lo que es peor de todo, sin firma. El título simplemente dice "Portada", y su slogan es "Esta publicación saldrá cuando la gente lo necesite". Creo que basta con leer los títulos de la portada para darse cuenta de qué va la cuestión. (De todos modos, quien quiera la versión completa, que me escriba y se lo mando... pero aclaro que no vale la pena).
Este tipo de provocaciones resulta repugnante y totalmente innecesarias. Intentar golpear al grupo Clarín entrando en su juego es como si David hubiera intentado empezar la pelea con Goliat dándole una patada...
Si esto no se trata de una "opereta" del propio grupo Clarín, o de algún sector del PJ disidente; si realmente alguien que se considera kirchnerista se tomó el laburo de financiar, editar, imprimir y distribuir esto, estamos meando muy pero muy afuera del retrete... Muchachos, no sé quién se ocupó de encarar esto, pero está claro que quien lo hizo no tiene idea de dónde está parado el grueso de la "opinión pública" frente a este conflicto. Tienen el termómetro en Fahrenheit...
Y esto sí que sin dudas es comunicar mal, pésimo, horrible, espantoso y -sobre todo- contraproducente. Es imperdonable que haya sectores del kirchnerismo que, teniendo la posibilidad de acceder a semejante canal de edición, impresión y distribución de miles de ejemplares de una publicación como ésta que aquí comento, lo hayan arruinado de semejante manera. Y lo digo con bastante conocimiento del mundillo de la producción gráfica. Si el enemigo "comunica mal" lo que nuestro gobierno hace (y vaya si "hace") es porque no puede hacerlo de otra manera; seamos entonces lo suficientemente inteligentes para explotar al máximo las posibilidades de los pocos canales de comunicación que disponemos. La pelea por la Ley de Medios Audiovisuales es una de las más importantes de los últimos treinta años de historia argentina, y creo que debemos estar a la altura de la batalla. Quien está herido por el avance irrefrenable de la democratización de la imagen, el sonido y la palabra, y por el recorte al poder de los monopolios de la información, es quien va a pegar los zarpazos violentos en los próximos días; cualquier provocación de nuestro lado sólo le dará de comer más carne a las hienas para que sigan juntando fuerzas... estamos en un momento histórico, donde el león está herido de gravedad... dejemos que esa herida no cicatrice y que el tiempo y el accionar legislativos hagan lo suyo; sigamos defendiendo políticamente uno de los proyectos de Ley más serios y mejor elaborados de la Argentina contemporánea, que el pueblo no es tonto y creo que en ésta sabe bién qué es lo que le conviene...

Yo le propongo aquí a quienes hicieron esta publicación vergonzosa que se pongan a navegar por la blogósfera Nak&Pop, que junten cuatro o cinco bloggers "del palo", y que con los recursos económicos que tan mal utilizaron esta vez, junto con la pluma y la experiencia comunicacional de los bloggers, armen otra publicación en defensa de la Ley, hagan cientos de miles de copias a todo color, y pongan a los mismos pibes que hoy repartían esta bazofia a militar una publicación en serio, cuyo impacto en la "opinión pública" genere "ánimos positivos" frente al conflicto en cuestión, y no la idea de que todo "es más de lo mismo" y que "los dos bandos son en el fondo lo mismo". No lo veo irrealizable, ni utópico. Simplemente es cambiar el .pdf antes de mandar a imprimir... tan fácil como eso.

Hoy, más que nunca, dejemos la violencia discursiva (y la otra también, por favor) a quienes la han ejercido en las sombras durante todos estos años. El propio Fontevecchia dijo en su impresentable columna de este domingo que "algo profundo sucedió en el carácter de Magnetto, quien como gran político que siempre fue, sabía ceder en lo secundario para consolidar lo principal, nunca llevaba las confrontaciones a un punto de no retorno y amenazaba para negociar, evitando la guerra más que produciéndola". La guerra hoy la están planteando ellos; y esta vez se viene abierta y sin trincheras... Tomemos conciencia que la editorialización de las noticias -quizás su arma principal- dibuja una parábola en la tolerancia social que ya pasó su vértice de efectividad y que está empezando su franca decadencia.

Saludos.
Ct.

ACTUALIZACIÓN: según Perfil, se trataría del "segundo número" de la publicación. Como señalo más abajo en respuesta a Natanael, ¿estará Fontevecchia detrás de esto? Curioso que sea casi el único que levante la noticia...

4 comentarios:

Gerardo Fernández dijo...

Hola Carlos: Creo que el tema de la comunicación es denso y muy profundo. No obstante y así a vuelo de páajro me animo a decir que independientemente del manijeo del dispositivo mediático, el gobierno y más que eso, el kirchnerismo, comunica pésimo.
Ojo que no me confundo y no desconozco que permanentemente le están editando todo, pero al gobierno le cuesta horrores entender algunas cuestiones básicas como por ejemplo dar una miserable conferencia de prensa. Por supuesto que si hacés la conferencia de prensa te van a decir que fue corta o que nor espondiste lo que querían, etc, etc. Pero igual hay que hacerla.
La respuesta del otro día de Kirchner al pibe de Clarín me pareció una barrabasada. Hermano, que se hagan cargo de sus cagadas alguna vez ¿No te parece? Estoy un poco cansado de responder por ellos y voy a defender los lineamientos generales del proyecto político que va mucho más allá del matrimonio, pero que ellos también hagan algo viste...
Kichner tiene sobrados elementos para dar una respuesta elegante a la pregunta sobre su patrimonio (pregunta que se formula el país) ¿No te parece?
Un abrazo y seguí escribiendo

Carlos Tofla dijo...

Gerardo, siguiendo la línea del post, está claro que no saber aprovechar las cámaras y los cronistas del enemigo en una conferencia de prensa es también "comunicar mal". Tenés a tu disposición el espacio, estás rodeado de tu propia tropa... vamos, da una buena señal, respondé con altura. ¿Cuándo te van a dar de nuevo ese espacio? Dejemos la prepoteada, el bardeo, y el chiste fácil para los asados con los pibes de la JP, o para los concilios de Carta Abierta. Es un estilo confrontativo que yo aplaudo en ciertas coyunturas, que reconozco que me gusta mucho y para el cual Kirchner está "mandado a hacer"; pero me parece que en esta coyuntura es un boomerang que vuelve más fuerte de lo que salió. Coincido con vos, fue una barrabasada. En sintonía con la barrabasada que motiva el post.
Gracias por tu comentario.
Un abrazo.

natanael amenábar dijo...

Un día Artemio respecto de la comunicación del gobierno dijo que no importaba si se comunicaba bien o mal porque si se comunicaba bien igual nadie se iba a dar cuenta. Algo así.

No sé si es tan así, para mi es importante la comunicación, estoy de acuerdo en las cosas que se hacen mal, como lo que comenta Gerardo acá arriba, pero no es lo importante tampoco.

Lo importante es que van a estar esperando cualquier cosa disonante para montar sobre eso un mundo, como lo de los goles secuestrados o como la respuesta a Míndez, que es una nabo de todas maneras.

Como vos no sé qué hay que hacer, creo que no se puede hacer mucho. A los espots del estado nadie les cree, las cadenas nacionales no sirven de mucho y los medios que apoyan al gobierno o tienen acuerdos no revelados (página) o son tan obvios que no cunden el pánico (el argentino). En el medio no hay nada.

Hace falta un medio que leería un votante de Pino, de Macaluse, de Raimundi, por ahí.

Este diario particularmente se me hace que no es del Gobierno, no sé, se me hace que lo hace otro que le tiene bronca a ambos medios (Ambito, ponele), sino es inexplicable. Y si es del gobierno o no es, no importa, tienen a salir a decir "che, no estamos de acuerdo con este diario, no es la manera, mientras lo mostrás a cámara ja ja)

Saludos, me gusta con una palabritas mucho más.

Carlos Tofla dijo...

Nata, ya lo veo a Aníbal agitando este pasquín frente a una cámara de TN, mostrando justo la caripela "in fraganti" de Magnetto, diciendo "nosotros no fuimos".
Es bueno lo que decís, no había pensado en la posibilidad de que un tercero en discordia hiciera esta fantochada. Le pongo unas fichas a Fontevecchia entonces!
Saludos.
Ct.